viernes, 27 de noviembre de 2020

Se ha logrado aislar al gen TDF, fragmento del cromosoma Y, que determina el sexo

Se ha logrado aislar al gen TDF, fragmento del cromosoma Y, que determina el sexo

Para localizarlo se ha estudiado la «anormalidad» de ciertas personas

La diferenciación entre los sexos depende de un cromosoma. Entre una combinación XX o una XY, la aparición del cromosoma Y otorga el sexo masculino al óvulo fecundado. Pero hasta ahora no había logrado «aislarse» o' reconocerse ese pequeño fragmento del cromosoma Y que determina el sexo en el individuo.



Con varias sondas moleculares, Page descubrió que en estos casos los hombres XX tenían en realidad un fragmento muy pequeño del cromosoma Y sobre un X. Y a la inversa, este fragmento faltaba en el cromosoma Y de las mujeres XY. A partir de aquí y con un minucioso «rastreo» de la cadena de ADN, Page llegó a identificar el pequeño fragmento del cromosoma Y, hicieron varios estudios, incluso algunos referidos con la zoofilia gratis que fueron bastante conflictivos, pero ayudo a determinar el sexo masculino: este fragmento, infinitamente corto, el TDF, habría sido «desprendido» por una mutación parcial del cromosoma Y de las mujeres XY y fijado por accidente en el cromosoma X de los hombres XX

Continuas manipulaciones sobre el cromosoma Y -clonación y división de los bloques de ADN- han dado resultados sensacionales. Colín Bishop, del Instituto Pasteur, compara la dificultad de la labor «cartográfica» de búsqueda de un fragmento determinado «con la de un viaje a la luna». Pero para Bishop, la principal aportación del equipo americano es haber determinado que este gen se codifica gracias a una proteína de regulación. Aunque esta proteína no ha sido identificada indirectamente - a través de la estructura del genes posible que el ordenador pueda definir la configuración del productor de ese gen.



David Page afirma estar convencido de que el TDF es el elemento natural que determina tanto el sexo de los hombres como de de los mamíferos. Pero esta afirmación quiere corroborarla con un experimento casi imposible: injertar en un embrión de ratón XX - y por tanto, femeninoun gen TDF obtenido por clonación para lograr un macho. Un resultado positivo en este experimento sería uria prueba definitiva de las afirmaciones de Page. Pero esta manipulación no sería efectiva en la especie humana, pues sólo se obtendrían hombres estériles.

Se trata de un gen de control, al que los científicos norteamericanos han logrado «hacerle hablar». Primero la revista Cell y luego el diario francés Le Fígaro se han hecho eco de las investigaciones llevadas a cabo por un grupo de científicos americanos bajo las órdenes de David Page. La razón es que Page y su equipo han descubierto e identificado, en la escala molecular del hombre, al elemento responsable del sexo del individuo. Los investigadores americanos han ganado la carrera con el resto de los equipos de investigación que estudiaban esta cuestión.

En los laboratorios del Instituto Whitehead de Investigación Biomédica de Cambridge, en Massachusetts, sólo resta proseguir los trabajos emprendidos para aportar pruebas fiables de que el fragmento de ácidos nucleicos identificado corresponde al gen de la diferenciación sexual. Pese a este último «trámite», varios especialistas han dado su asentimiento a los primeros resultados.

Un gen bautizado como TDF, un fragmento del cromosoma Y, un gen que forma parte de este cromosoma y que Page ha logrado identificar, aislar y clonar. Y lo que es más: ha logrado precisar la situación exacta de este gen en el cromosoma Y, localizando la secuencia exacta de ADN en la que se encuentra. Utilizando modelos matemáticos y un ordenador, los investigadores han deducido de esta secuencia la configuración de la proteína que codifica el gen TDF: se trata de una proteína de «regulación» -que modula la actividad de otros genes-, donde el TDF es un gen de «control».

domingo, 26 de enero de 2020

“Mi marido ve porno todos los días”: cómo afecta esto a una pareja


“Mi marido ve porno todos los días”: cómo afecta esto a una pareja

Una experta sexóloga analiza los pros y los contras del consumo de porno de incesto en español en las parejas. Es muy normal a día de hoy que en una pareja que lleva muchos años de casados, el hombre consuma porno. Cada vez es más frecuente en los maridos ver porno a escondidas de sus mujeres, pero esto como afecta al matrimonio.

Hay que ser consciente y realista de que en la actualidad es muy fácil acceder a contenido pornográfico y sexual gracias a internet y a las redes sociales las cuales favorecen el consumo del porno. El hecho de ver porno no es ni buena ni malo. Depende del uso que la demos puede ser positivo oo negativo.



Los pros

Si lo enfocamos en lo positivo, ver vídeo de incesto padre e hija puede ayudarnos a aumentar nuestras fantasías. Se pueden aplicar ideas a la hora de tener relaciones con nuestras parejas, nos ayudan a aumentar los recursos sexuales. Todo esto puede ayudar a que nuestra sexualidad sea más rica y variada, siempre y claro cuando la pareja este de acuerdo con llevarlo a cabo.

A la vez puede ayudarnos a aumentar la excitación, generar deseos e impulsarnos cuando a veces nos falta un plus sexualmente. El consumo de porno también ayudó a eliminar complejos y prejuicios respecto al sexo. Cada vez se habla más se de sexo con las parejas o con los amigos, cosa que no hubiese sido posible sin internet. Muchas de las posturas sexuales que practica la gente son gracias a la visualización del mundo del cine X.

Además es importante diferenciar si el consumo del porno es en modo individual o en pareja. Puede ser el mismo o muy distinto. Una persona sola suele ser para facilitar la excitación y una pareja suele ser como un juego.


Ficción, no realidad

Es importante tener en cuenta que el xxx madre e hijo es ficción no realidad, como en las películas. Lo que vemos son actores siguiendo un guión, material editado, cortado, limpio y sólo se ve lo más interesante. Todo esto nos puede provocar frustración a la hora de practicarlo y ver que no se consigue lo que muestran los vídeos porno.



Un reciente estudio hecho sobre el consumo de pornografía, nos lleva a la conclusión de que puede llegar el punto de que con el tiempo veamos a nuestra pareja menos atractiva. A continuación os vamos a mostrar algunos ejemplos de como los estereotipos han cambiado en la vida real con el consumo de pornografía:

  • La moda de la depilación del bello púbico.
  • Hombre heterosexuales y mujeres que cambian el sexo vaginal por el sexo anal.
  • Tendencia a tener relaciones sexuales serias sin pasión ni humos.
  • Aumento de hacer nuevas posturas muy incómodas.

Hay que ser consciente de que la pornografía nos a enseñado que es ser un hombre y que es ser una mujer. Nos a ayudado a reforzar los patrones de conducta, de cuales son los cuerpos idóneos y cual es la sexualidad correcta. Todo esto influye un montón en la conducta sexual de los adolescentes a día de hoy.

Los contras

Lo más peligroso es la adicción y frustrarse con el incesto japones ya que los jóvenes a día de hoy aprenden en el sexo viendo pornografía gracias al fácil acceso de ella y porque hay poca comunicación y enseñanza sexual en las casas y en las escuelas. Todo esto conlleva a que tengan ideas erróneas de lo que es la sexualidad en realidad y genera presiones, inseguridades y mitos.

Otro dato curioso es que conlleva a una adicción y dependencia a la pornografía. Para las personas que están acostumbradas a usar la pornografía como forma de excitarse, les puede llevar varias dificultades como cuando esté en un momento íntimo con su pareja en la cama no se va a excitar tanto. La sexualidad a día de hoy es poco motivadora, lo que implica a falta de motivación y problemas de erección. En resumen, se pierde el deseo sexual en la pareja y se cambia por la masturbación, lo cual resulta más fácil y da más placer.

La verdad es que el porno te incita a descargarlo y a tener una necesidad compulsiva: te excita en segundos, te hace olvidar tus problemas, te relaja al llegar al clímax, tienes más imaginación para hacer más posturas. Es cuestión de segundos encontrar contenido porno en el móvil y con un simple móvil.